sábado, 8 de diciembre de 2012

Dejad a los Niños - John Saul


TITULO: Dejad a los Niños.
TITULO ORIGINAL: Suffer the Children.
AUTOR: John Saul.
EDITORIAL: Javier Vergara.
PAGINAS: 390.
ISBN: 950-15-0997-4



¡Niños no se acerquen al embarcadero! Durante generaciones la familia Conger repitió estas instrucciones a sus hijos. Siempre vivieron en Port Arbello cerca de los peligrosos arrecifes de Congers Point. Cien años antes, Jack Conger y su hija Beth habían desaparecido allí. Se rumoreaba que Jack se había lanzado al mar desde esos roqueríos. De su hija nunca se supo. Todo lo que quedó fueron rumores sobre una maldición familiar. Ahora estamos nuevamente en Port Arbello, hay un nuevo Jack Conger, que vive con Rose, su mujer, y sus hijas Elizabeth y Sarah. Pero todavía está la sombra de Beth.


Hace cien años en Port Arbello una niñita comienza a gritar. Y a luchar. Y muere. Nadie oye. Nadie ve. Sólo un hombre, que con el corazón culpable, atravesado por el dolor, se precipita al mar, en busca de la muerte…

Ahora, en pleno siglo veinte, algo extraño está ocurriendo en Port Arbello. Están desapareciendo los niños, uno por uno. Se vuelve a repetir una historia de perversidad. Y una niña extraña, aterrorizada, ha terminado su silencio con un grito, que comenzó hace cien año atrás.

Jack y Rose, tienen dos pequeñas niñas: La mas pequeña es Sarah quien sufre de esquizofrenia, resultado de un evento con su padre en el bosque. Tratando de no recordar lo ocurrido se encierra en su mundo e ignora el exterior. Elizabeth es la otra hija, quien es mayor, y al parecer la que lleva la situación de mejor manera, ya que es la que ayuda más a su hermana y la única que logra entender lo que quiere.  Pero no todo está bien con ella, Elizabeth juega con la Ouija y desaparece misteriosamente en el bosque durante las noches, curiosamente siempre encuentran a Sarah en los lugares donde estuvo Elizabeth, cubierta de lodo, con la ropa rasgada e incluso sangre.

Cuando empiezan a desaparecer los niños, Sarah es testigo de lo que su hermana mayor hace, la brutalidad, maltratos y locuras. Pero ella no tiene como decir lo que pasa, y con el hecho de que ella sea esquizofrénica y este en el lugar de los hechos, todos los ojos caen sobre ella.
Poseída por su pasado, haciendo creer que esta bien, y sin el cuidado de otros; le da una cuartada perfecta. Elizabeth, la heroína, actúa impulsada por fuerzas que no entiende ni puede controlar.
Dejad a los niños es un libro único en su especie, un libro el cual nos introduce en una macabra historia en el cual, los niños son de lo que tenemos que temer. Un libro que puede marcar una parte de ti y crear ese miedo que quizá muchos aun no conozcan.

John Saul me mantuvo hasta noche leyendo, preguntando ¿Qué pasa en la siguiente pagina? Y logrando terminar el libro. Un libro totalmente recomendado.






John Saul nació en Pasadena, California. Tras sus estudios secundarios estudió Antropología y Literatura. Se interesó mucho por el teatro donde se destacó como dramaturgo y como actor. El éxito rotundo marcó el comienzo de su carrera como novelista, con la obra Dejad a los niños, de la cual se vendieron millones de ejemplares antes de los seis meses de su aparición.

En todas sus novelas se mezclan el suspenso y el terror, incrementado el interés de éstas porque sus protagonistas son casi siempre niños. 






SALUDOS

1 comentario:

  1. Saludos Joluroo. Buscando blogs que hayan hecho reseñas de esta (¿poca conocida?) novela me encontré con tu blog y tu magnifica reseña. Soy amante de la literatura de terror, de ese género que nos abre una fisura en la mente y hace que nos sude las manos. Leí esta novela hace unos meses y la misma me dejó gratamente satisfecho, conocí un nuevo autor del género y de igual forma me hice de una novela sensacional. Mezclar esquizofrenia, tabla Ouija, niños, y una leyenda de un siglo de antigüedad, hacen de esta obra un clásico de la literatura de terror de los años 70 (para mí la década de oro del terror). En estos momentos estoy con "Nathaniel" del mismo Saul. Pronto te estaré contando sobre él. Saludos desde Venezuela. Atte Emilio.

    ResponderEliminar